Xantolo – Día de Muertos

Fiesta de muertos en la Huasteca Hidalguense

 Xantolo

Dentro de la región de la Huasteca hidalguense se celebra el día de muertos como pocos lugares en nuestro país. El Xantolo (palabra introducida al náhuatl por la deformación de la frase lanita festiumominum sanctorum, que quiere decir fiesta de todos los santos), la tradición más importante de esta región, la cual aún se mantiene muy arraigada.

 Este peculiar culto a los muertos, en el que se les recuerda y venera de manera especial.

Acompañada de danzas, cantos y típicos platillos, la celebración del Xantolo o Día de Muertos en la Huasteca Hidalguense se caracteriza por la devoción, el esmero y la unión con que los habitantes de las pequeñas comunidades que esperan la llegada de sus familiares y amigos que ya no se encuentran con ellos.

 Adultos

El 1 de noviembre se recibe a los difuntos adultos y de igual manera en la ofrenda se coloca la comida favorita del difunto, su bebida, pan de muerto, chocolate, fotografías, entre otras cosas. El tamaño del arco es más grande, es el que se coloca regularmente en las casas.

 Tehuetlán

Ubicado a media hora de la  principal ciudad de la Huasteca hidalguense (Huehutla de Reyes), Tehuetlán es un pequeño poblado el cual mantiene arraigada la tradición del Xantolo como pocos lugares. Imponentes Cerros de San Francisco y Huazalingo en un extremo; y en el otro el majestuoso cerro de las colinas y el murmullo de arroyos y ríos, el diario acontecer de Tehuetlán. Tanto sus hermosos paisajes como la gente que habita en sus poblados, mantienen viva la tradición de los muertos.

Arcos

Parte fundamental de la ofrenda son los arcos, elaborados con flores de cempoaxochitl, los cuales simbolizan, en primera instancia, la conexión que se establece del más allá con nuestro mundo real. Desde el 30 de octubre inicia el festejo con la “construcción del altar”, para lo cual se utilizan varas y palos de aquiche, a los que dan forma de un arco que cubren con flores de cempoaxochitl y mano de león (flor de color morado). Son adornados con máscaras de madera, fruta, comida, pan de muerto y figurillas de barro

En lo alto del altar se cuelga “el pan de muerto” en forma de muñeco. Este alimento cumple varias funciones, pues se usa de ofrenda y es la representación de los seres ya fallecidos. Igualmente, frente al altar coloca un tronco de la planta de plátano conocido como chieve el cual es sostenido por cuatro estacas delgadas para levantarlo del suelo. En él colocarán las velas durante toda la fiesta.

 La gente gasta mucho dinero en esta elaboración, sin embargo aunque no posean grandes ingresos, todos están dispuestos a gastar para celebrar y recibir a los difuntos

 Angelitos

Dentro de la costumbre de realizar arcos, se tiene la creencia de que el 31 de octubre se recibe a los chiquitos o angelitos y a ellos se les coloca en la ofrenda juguetes, dulces, chocolate y detalles infantiles además de quemarse cohetes y copal. Su arco es más pequeño

 Preparación.

Al ser esta la fiesta más importante del año para los habitantes de Tehuetlán, éstos se preparan con meses de anticipación para recibir a sus difuntos. Comienza con la siembra de maíz y de la flor de cempaxochitl en donde participan los hombres de familia. El 29 de septiembre, día de San Miguel, se destina para ofrendar los alimentos que se ofrecerán a los difuntos.

 Para ofrendar se colocan en el altar los tamales calientes de variados rellenos, que van desde fríjol, carne de res y cerdo, diversos guisos, los dulces como el de calabaza, camotes, frutas y aguas frescas. El aguardiente ocupa un lugar muy especial en las tradicionales fiestas de Todos Santos, pues se utiliza como obsequio cuando se visita a la familia, ya que durante la fiesta de Xantolo los familiares acostumbran visitarse, obsequiarse alimentos y convivir durante buena parte del día.

Los pobladores de estas comunidades acostumbran colocar a la entrada de sus hogares caminos hechos con “flores de muertos” que conducen a las almas de los difuntos hacia los altares, que se han provisto para ellos, de tal manera que las almas visitantes no se extravíen; además de echar cohetes, que significan que se está ofrendando a los difuntos.

 Todos santos

El 2 de noviembre es el día de todos los santos y el día 3 es el día de la bendición; día de la despedida. El 2 de noviembre se recibe a todos los fieles difuntos y se prenden cohetes para avisar que se está ofrendando. Se hacen rezos. A la gente que está de visita en alguna casa se le ofrece comida de la ofrenda porque se tiene la creencia de que esa persona que está de visita es como si tomara el alma del difunto y estuviera allí para recibir sus alimentos.

 Comanches

El baile de “los comanches” que es una danza tradicional, donde su significado estriba en que los tres personajes que participan en ella, están relacionados con la vida y la muerte. “Los comanches” son la vida y representan al indígena huasteco, “el perrero” es la muerte. Van de casa en casa bailando al ritmo de una banda de viento o de un trío de huapangueros. Durante su travesía los danzantes, que recorren las casas durante estos días, son recibidos por los anfitriones con alimentos y bebidas.

This entry was posted in Actualidad, Clásicos, Danyel Cantú, Fiestas y tradiciones, Nuestro México and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>